En medio del destino

  Capítulo 1: Un cambio de vida


Nunca me he considerado popular, ni mucho menos, extrovertida. Siempre desde bien pequeñita he sido una chica, introvertida y el centro de las burlas. Pero tengo que aceptar, que he tenido buenos amigos, que me han apoyan y defendido cuando yo no podía, ellos han sido un pilar importante en mi vida, debido a que me quede huérfana a muy temprana edad. He cargado a lo largo de los años con la culpa sobre mis hombros de perder repentinamente a mi familia, sé que no tengo la culpa, pero si yo no hubiera insistido en viajar a Nueva Zelanda, el avión nunca se hubiera estrellado, al menos, no con mi familia dentro. Los médicos me dijeron que fue un milagro de que me salvara, a veces maldigo ese milagro, desearía estar con ellos, haber muerto con ellos, parece de locos ¿no? Pero cuando pierdes a los que más quieres en tu vida, te pasa por la mente cualquier locura.
Como bien he dicho, he cargado con esa culpa, pero ya no,  ahora sé perfectamente como vivir el presente, sin torturarme con el pasado, pero tampoco olvidándolo.
Hoy he decidido completar ese gran deseo que desde pequeña casi lo empiece y no pude, sí, viajar a Nueva Zelanda, cambiar de vida, de amigos, de trabajo. Estoy rumbo a lo desconocido, sola en el avión, y rezando por aterrizar ya. Mi compañera de asiento me pone nerviosa, no por que sea demasiado habladora, si no, por que no para de cogerme el brazo y apretármelo, de enseñarme por la ventana las nubes, de no parar de moverse, etc.

-         ¿Cuánto queda?- me preguntó la chica.
-         Nosé, supongo que una hora, más o menos.
-         ¿Y no esta nerviosa? Digo, por ver a tu familia o a tus amigos, o a tu novio o yo que se a quien – me sonrió- por cierto, no te lo he dicho, me llamó Catherine.
-         Encantada de conocerte Catherine, yo soy Thalia, y respecto a tu pregunta, no estoy nerviosa, no voy a ver a nadie en especial, voy rumbo a lo desconocido- me reí, intentado ser simpática.
-         Que suerte, yo estoy que me tiro de los pelos, hace un mes que no veo a mi novio.

En ese mismo instante aterrizamos, seguimos hablando cuando salimos del avión, me contó una gran parte de su vida, intenté reírme, sonreír, y disimular que no me importaba mucho su vida, sinceramente, fue una gran compañera de vuelo, me dio su telefono por si necesitaba ayuda o alguna otra cosa. Al despedirnos, me dirigi a la salida del aeropuerto, a partir de ese momento supe que empezaría una nueva vida. Hice borrón y cuenta nueva, embarcandome a una nueva aventura.
Proximamente, Capitulo 2: Relaciones Extralaborales
  

 

1 comentario:

  1. preciosa entradaa!! HAYY!! me a encantaooo cariñoo!!
    se acaba el añito asique!!
    FELIZ 1012!! un besazoenorme y toda la suerte para este nuevo año queesta ya a la vuelta de la esquina!
    http://tequieroentrealgodones.blogspot.com/

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^