Ella había vuelto a fallar.

Y a ella le encantaba la música de día y de noche. A ella le gustaba oírlo al despertar, y verlo al dormirse. A ella le gustaba su aire desenfadado y su sonrisa al equivocarse. A ella le gustaba andar al revés que él, y le entusiasmaba cuando lo veía reír como un loco despeinado. A ella le hubiera encantado que sus sentimientos hubieran sido correspondidos. A ella le hubiera fascinado saber que él no sería otro grave error que superar.

A ella le gustaba levantarse y caminar recto a paso de tortuga, poniendo atención a todos los posibles baches. Pero, esta vez, su inocencia interna le fallo. Ella hubiera podido elegir seguir con él, si no hubiese sido por todos los choques contra muros infernales que había vivido anteriormente.

Large
Ella había creído encontrar en él, la relación tan revoltosa, dulce e inesperada que jamás había vivido. Pero solo fue eso, una creencia imaginario de su ya desbocada cabeza. Él podía haber sido el todo, que le acompañase en cualquier momento, no el que la sostuviera cuando ella afligida se rindiera.

Ella había vuelto a fallar, ¿Cuántas veces llevaba? Perdió la cuenta a la enésima caída en el que su corazón suspiro la desesperación. Ella ya no lloraba, se le habían ido las ganas, las risas le parecían tan lejanas y dolorosas. En cambio, seguía intacta su sonrisa de porcelana en su cara, seguía pensando en que podía haberse rendido fácilmente, y en cambio, le hecho ganas y valor.

El, fue su Diciembre favorito, acogido entre algodones y frío congelado. El, fue su veintitrés esperado bajo la manta de sus sueños. El, fue el recuerdo más cerca y agridulce que había vivido. Él, fue su mes, su día, y sus sueños más caóticos, idiotas e intactos, que sus ojos desconcertados habían podido presenciar.

4 comentarios:

  1. Es un texto precioso, pero no puedo evitar ponerme triste.
    Hay cosas que acaban y que solo se nos quedan los recuerdos, y ahi siguen, atormentandonos, día y noche..
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Parece que hables de mí... Yo también tuve un Diciembre muy frío pero él supo abrigarme bien. También he caído muchas veces pero he sabido levantarme con más fuerzas que nunca.

    Me ha encantado, en serio*-*
    (besos con sonrisas)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este texto, es leerlo y que una ráfaga de aire frío me recorra el cuerpo. Es triste caer, todos hemos caído alguna vez y sabemos lo que se siente, esa sensación tan horrible contigo misma, pero a la vez te da la alegría de levantarte y sentirte orgullosa de tu acción.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo bueno de las caídas, es el orgullo que te llena, al ver que has podido hacerlo, y la lección que aprendiste!
      Gracias por tu comentario! ^^

      Muchos besitos!

      Eliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^