Las palabras procedentes de tus comisuras sonaban más bonitas.

Tal vez fue tu sonrisa o tu mirada o yo que se. Puede que la forma tan sutil de decir un hasta luego tan prolongado y eterno, que me hace aun con la esperanza de verte abrir esa puerta hecha añicos desde que tus pies se fue tras de si.

Que no se lo que siento cuando pronuncio tu nombre en forma de suspiros de noche, es un acumulo de cosas, de sentimientos aun no encontrados y de lágrimas que vencen al orgullo, dejando que la luna desde su soledad mas absoluta me vea y me consuele. Tal vez las  faltas de acurrucarme a tu lado las noches de frió  y despegarme de las sabanas después de una gran noche de risas que conllevaban sonrisas vencidas, hacen que te echen de menos.

Que empiezo a sentir que mis cicatricen echan en falta las caricias suaves que eran su remedio a las aberturas inmediatas, pero, que no se lo que pienso ni lo que digo cuando intento describirte con palabras que llevan mas sentimiento que todos aquellas cartas rotas cuando mi garganta se enfureció, por tus palabras dichas con la mirada. No se yo si realmente mi corazón aguantara un día mas, por que muere a paso lento echando en falta la voz de los buenos días y los besos con mordiscos tras un voraz desayuno.

Tengo la tonta manía de seguir escribiendo tu nombre cuando los cristales del baño se empañan de vaho, después de una larga ducha de reflexiones y declinaciones hacia el suicido de un sentimiento que conllevan mas dolor que las espinas de las rosas que dejaste antes de marcharte.


Y tu, que siempre me dijiste que nunca me dejarías, que de ti solo escribiría las cosas mas celestiales que por el cielo pasan, te equivocaste. Ahora hablo de ti, y de los mil huracanes que ordenaste a arrasar a un despoblado corazón que tiene mas ruinas que las lágrimas que se mecen en el columpio del desconsuelo.

Tu nombre a susurros suena aun mas bonito que en los versos que el otro día te compuse, esos que acabaron en la hoguera del adiós. Por que se que por muchas veces que sea capaz de escribirlo nunca podre asumir su significado al completo.

Porque incluso tú “pero adiós” sonaba más bonito en tus comisuras que pausadamente dieron relevo a una sonrisa frustrada.

6 comentarios:

  1. Es tan hermosa la forma en la que escribís y tan triste lo que decís... Un beso ♥

    ResponderEliminar
  2. aww cuando se extraña a ese ser amadoo.. simplemente un martirio! y ahi es cuando se empiezan a recordar las "promesas"
    un beso querida
    http://psicooosis.blogspot.com/
    un beso querida! ojala me sigas y me comentes,,,soy nueva :P

    ResponderEliminar
  3. Precioso, chiqui, simplemente precioso, escribes del 10 y espero que no se te cambie nunca esa manera de escribir jeje Muchos MuakiSs.. xD

    ResponderEliminar
  4. Tus palabras si que son bonitas, consiguen llegarme, me transmiten mucho cariño y sobre todo amor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Como siempre me ha gustado mucho lo que escribes :3
    Te he dejado un premio ^^
    http://fantasticmisseloise.blogspot.mx/2013/07/va-de-premios.html
    es el de "miénteme con verdad"
    Besitos :3

    ResponderEliminar
  6. Es un texto precioso, cielo..
    Pero, odio terriblemente todos los "adios", las despedidas, esas sonrisas forzadas..
    Supongo que lo has tenido que pasar mal.
    Un abrazo fuerte, animo!:D

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^