El último adiós.

Y pensó que sus nudillos no se merecían los golpes que habían recibido. Que tenía suficiente con tener el corazón desahuciado y las lágrimas corriendo al encuentro del frió hielo.  Sabia bien que se iba a cansar de andar, si echaba de menos la misma sonrisa que la destruyo. Y se decidió pasar página, es más, la rompió en mil pedazos sin pensarlo.

-¿Otro taza de café? - le pregunto el camarero observando cómo sus dos ojos azules recobraban cierta alegría.
- Un capuchino, por favor- le contesto sonriéndole sin saber bien  por qué. 

Tal vez estaba harta de los cafés amargos que tomaba los lunes junto a él. Las costumbres nunca eran buenas, y hizo mal en acostumbrarse a la presencia de el todos los días. Y mira que ella era más de improvisar, pero con el todo era distinto. Media sonrisa se distinguió en su rostro, y media hora fue lo que le duro al verlo pararse en la barra y pedirse un doble. Su corazón se acelero y sus ojos volvieron a la tristeza de antes.

-¿Me puedo sentar?- le pregunto cabizbajo.
-No- dijo firme manteniéndole la mirada. Ese no era más bien para que no volviese a entrar a su vida, sabía que sus labios murmuraban "Si, siéntese de nuevo, destroza lo poco que queda de mi y vete como antes" pero resistió y se fue. Por primera vez se sintió aliviada, es más, un poco orgullosa de ella, por primera vez había sabido decirle que  no.

Camilla.H.AA | via Tumblr


Dio un último sorbo al capuchino antes de levantarse, y con una sonrisa en sus labios se despidió de su pasado. Se podría decir que había decidido  a renunciar a una parte de su dolor, aunque el corazón seguía latiendo despacio, con las espinas de no querer olvidarle.

4 comentarios:

  1. A veces hemos de olvidar lo que nos pide el corazón, dejar de ver el problema que tenemos delante y mirar las cosas con perspectiva, pensando que es lo que merecemos. Hermoso texto^^
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Realmente hace recordar mucho, para mi...

    ResponderEliminar
  3. No hay libertad más grande que decirle NO a aquello que nos tuvo encarcelados... lo digo por experiencia jaja
    Una entrada preciosa, besos :)

    ResponderEliminar
  4. Hola cielo, ya estoy aqui!
    Has escrito más y más magia desde que he estado ausente, y este texto me ha encantado.
    A veces, eso es lo que necesitamos, decir que no aunque nuestro corazón muera por decir que si.
    De esta forma, poquito a poco iremos superando estas cosas.
    Espero que todo te vaya bien, un beso:)

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^