Tres días, tres meses.

Ya no había razones para pintarle en el reversos de sus palabras. Ella ya no lo sentía,, el se había propuesto olvidarla Sin embargo, seguían compartiendo el vació de sus ojos. Parecían eternos compañeros, ella se había vuelto a jurarse  que lo dejaría marchar, sin pero´s ni reproches, el había decidido suicidar sus sentimientos en un mar de dudas. Un gran muro empezaban a adornan sus sonrisas. Una vez mas todo se había quedado en el recuerdo. Parecía que se seguían queriendo, hasta que el empezó por suprimir su nombre de su memoria, cambiándolo por vodkas y whisky en el bar, donde mucho antes, se habían profesado amor, ni eterno ni infinito, tan solo amor.

Tres dias, tres meses y mucho humo congelado, en un sala que llueve mas, pareciéndose al océano que compartían. El seguía en lo de mitigar el dolor, a base de besos con sal de otras de faldas cortas y arrumacos largos, ella se declino en escalar  espaldas mas altas que el Everest, con el fin de borrar su nombre. Las caricias hacían mella en sus mejillas, nadie se dio cuenta que la angustia bailaba en sus dos pies, en el intento frustrado de seguirlo.Y allí sigue el, como nuevo, sin lagrimas ni recuerdos que se le claven el costado, mientras ella apenas puede digerir el pasado.


Tres dias, tres meses y muchas piezas sin encajar.

3 comentarios:

  1. Wow esta precioso tu texto y que bella pintura! Tea robare :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. En ocasiones creo que debemos olvidar el pasado para poder vivir nuestro presente como es debido. Un texto precioso.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^