Prometo curar mis heridas a base de melancolía.

Yo que fui de quererte a pesar de que fuese un suicidio. Arriesgué mi corazón por latir al lado de tu sonrisa y no me importo perder las ganas de respirar, aunque conllevase dejar de vivir; me salvaban tus caricias bajo las sabanas, quitándome el miedo de conocer el caos de tus ojos color miel.

Parece irreal sentir tanto por unos caminares que me matan cada vez que giran la esquina, cerrando los recuerdos en ultimo cajón de la vida. Dicen que es imposible no echar de menos, dado que nunca fuimos un 'nosotros' y el 'tu y yo' solo se componía de un 'TÚ'.

Si me lees, sabrás que hay versos en borradores que hablan mas de ti que de mi sonrisa traviesa. Volveré a la estación de nuestros últimos besos -sinceros-.

No esperes que llore para siempre -ya sabes que los siempre no existen- solo escribiré con la tinta de sangre y el alma a trozos hasta que mis lágrimas se atrevan a dejarse llevar por el olvido.

Prometo curar mis heridas
A base de melancolía
Y demasiadas risas
Como para pensar
Que te perdí. 

3 comentarios:

  1. Arriesga tu corazón por sonrisas ajenas, aunque parezca increíble tu corazón lo resistirá pero nunca pierdas las ganas de respirar ya que si no lo haces, no habrá corazón que arriesgar! ;)

    ResponderEliminar
  2. Me pregunto cómo siempre consigues emocionarme...
    Es un texto tan lleno de sentimiento, tan mágico y tan sincero que es imposible no adorarlo..
    Como estas? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tan rotos, tan solos, tanto que hemos arriesgado para terminar echos pedazos con la compañía de unos recuerdos que nos llenan de angustia. Pero tal vez hasta sea mejor, tal vez podamos renacer de nuestras cenizas, mejores, más fuertes... Una bonita pero triste entrada.

    Besos

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^