2013/2014.

Sabes mejor que nadie que desde Enero llevo prometiéndome no escribirte. Diciéndote a susurros que impediría que este día llegase, pero ya ves, está aquí, con el ala rota, y los ojos llenos de vacíos, pidiendo auxilio, mientras te escribo estas líneas.

Has sido mi confesor de día  y de noche, has sabido como mi corazón se resquebrajaba y nunca ha vuelto a ser como era antes. Has presenciado mis heridas, y mi falta de ganas de levantarme del suelo. Sabes que han sido días de calvario, de hundimiento, y de refugiarme en versos que te van a pertenecer para siempre.
Veras,  no se me da bien esto, y menos las despedidas, sin impedir que alguna que otra lagrima, gane esta batalla. Sé que tu nunca me has enseñado nada, más bien yo he sido capaz de demostrarte que a pesar de las grietas, las ruinas de Roma no han impedido que me levantase.

Los días a tu lado han sido de todo, hasta aburridos, amargos y sin fuste, y llegando a ser cursis, ñoños y románticos. No tienes la culpa de nada, y lo sé, pero podías haber recogido mis sonrisas a primero de años y devolvérmelas cuando decidía esconderme en Venecia. Sabes como la luna que siempre me acompaña cuando las lágrimas adornan mi cielo gris, que ha habido momentos de vacio intenso, y de sabanas que me envolvían con el fin de retener mis monstruos, pero en ocasiones, ni eso bastaba para retrasar su avance.
Confieso que en tus días han ganado más el Dolor, que el Amor, pero al fin y al cabo, llego un momento que este ha salido vencido. Te digo gracias con la boca pequeña, y la sonrisa de lado, con el temor a que la Tristeza lo oiga, y vuelva a la batalla, cuando venga tu querida hermana.

Al final, el barco se ha varado, el avión estrellado, pero he llegado sana y salva hacia la meta, aún con la suficiente fuerza para decirte adiós.  Sabes que sigues doliendo, pero ya no tanto, y que en los últimos meses has ido concediéndome tregua a mis miedos, y dándome la mano, cuando apenas era capaz de respirar y seguir hacia delante.

No le pido nada a tu hermana, ni siquiera que me cuide –aunque en el fondo lo desee- pero, por favor, que sea capaz de rescatar mis sonrisas antes de que se hunda, aunque tenga que ser yo la primera que deba de hacerlo.  Dile que no me duela tanto como tú, y que no me deje tan sola, cuando digo que quiero perderme y no reencontrarme.

No exijo que me enseñe, sino que me obligue a enseñarle a ella, que a pesar de tener el corazón  abierto, de vez en cuando, una coraza no viene mal. Que quite de un plumazo mis temores, y redecore esta habitación, eche al silencio de mis labios, y recompongan nuevas palabras, donde como en la princesa que siempre quiso ser guerrera ,  huya el verbo perder.

ʜuᴍᴀɴ. | via Tumblr
Imagen de Weheartit

 Por favor, no me abandones en tus días. Aún nos quedan mucho que vivir, así que, procura no irte tan rápido, ni tan llena de abismo, 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^