La tempestad aún esta, pero ya no es el protagonista.

Puede que este sintiendo de más. Que la luna me esté advirtiendo, que pronto las caricias querrán de nuevo desgarrar mi medio reparado corazón, y que mis versos volverán a sangrar, esta vez gota a gota, sembrando el Dolor, de quien siembra su particular campo.

Y si soy sincera, esta vez no tengo miedo, ni pánico, ni siquiera las manos me tiemblan cuando toco sus labios con los míos, o cuando idiotamente, me apretujo contra su pecho, con el fin de encontrar el cobijo que perdí. Es probable que esto se me este yendo de las manos, empezando guerras improvisadas en el precipicio de mi cama y terminando a vuestra imaginación.

A veces no  entiendo como son capaces mis palabras de querer involucrarse de nuevo en su espalda, como si no conociesen el Dolor de perderla. No digo que mis cicatrices se hayan vuelto invisibles, porque aun las siento queriendo atravesar mi alma, puedo notar como mis heridas intentan rehusar la Tristeza, y la posibilidad de acribillarme a lágrimas sin final.

You're cold? I'm here

Tengo que confesar que de nuevo la cesta de mimbre, que se quedo vacía tras su partida, se esta volviendo a llenar de ilusiones, sueños, y ganas, muchas ganas.
Que hoy el día parecía teñirse de negro, hasta como desde hace poco, llega el con su sonrisa y su manos que están empezando a salvarme del mar, aquel donde fueron a parar una parte de mis recuerdos.
No miento, si digo que me apetece susurrarle un te quiero.

5 comentarios:

  1. He encontrado un texto muy profundo con el que realmente me siento muy muy identificada. Así que me ha pillado bastante fuerte...
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  2. ¿A ti también, a la vez? A mi también me apetece susurrarle un 'te quiero'. Pero tengo miedo, tanto miedo... A que pase lo de siempre, a precipitarme, a volar demasiado rápido.
    Ánimo, Escritora, estoy contigo.

    ResponderEliminar
  3. Las heridas siempre estarán ahí pero esperas que esa nueva persona te haga olvidarlas y arrinconarlas en un lugar oscuro y olvidado de tu mente y corazón; deseando que no añada ninguna cicatriz nueva...
    Mientras, se disfruta de la felicidad, del amor y de la ilusión!

    un besoo!

    ResponderEliminar
  4. Que dulce esta entrada, ojalá te sientas así de verdad... siempre dicen que tras la tormenta llega la calma. Preciosa :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Muy tierna tu entrada, llena de sentimientos...y aunque el dolor nos persiga, solo hay que seguir viviendo y luchar por la esperanza...en busca de la verdadera felicidad :) segui escribiendo asi, saludos!!!

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^