Ella.

Es como escribirle al viento, o al silencio tempranero de todos los domingos, cuando mis ojos se dan cuenta de que ella ya no está cuidándome los sueños. Lo malo – o lo bueno- es que he aprendido a  vivir con su ausencia, con las ganas en el cajón y el frío en mi cuerpo.

Ya no me importa abrigarme incluso cuando es Verano, ni me molesta tener el corazón congelado, tanto que hasta los gatos me rehúyen. No voy a confesar que a veces antes de dormir, un pequeño ‘te echo de menos’ sale de mis labios en forma de suspiro, pero veréis, ya no me duele tanto.

No negaré que mi habitación es el cobijo perfecto para el miedo, ni que a veces, cuando me siento sola, me da por llamar a mis monstruos, a ver si consiguen abrazarme tan bien como lo hacía ella –qué ingenua-. Ahora el viento es quien me murmulla, el único que me roza la mejilla con tanta frialdad pero calidez como lo hacía ella.

Estoy aprendiendo a soportar la vida, y sobrevivir perdiendo el tiempo en contar las horas perdidas. Ni retrocedo ni avanzo estoy en posición neutral, esperándome, sí, a mí. Intento reconstruir mi castillo.




Si pasáis por mi estación, no bajéis, ni siquiera intentéis leerme entre líneas, no queréis una ruina en vuestra vida, ni siquiera podréis soportar los llantos silenciosos de un corazón roto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^