Esta dejando de ser ella.

Aurora está rota a pesar de que ha sido Alicia quien esta vez ha caído. Aurora está sintiendo como el corazón que comparten ambas se cierra bruscamente, impidiendo que lo poco que queda sano, también se rompa.

Es la primera vez que Aurora siente como Alicia tiene miedo, como sus heridas se abren repentinamente mientras sus manos rebuscan en su interior, la espina que no hace más que provocar que grite de dolor.

Aurora es la espectadora del sufrimiento de su gemela,  pero no puede salvarla. Sólo puede sentir como los monstruos están consiguiendo acabar con Alicia mientras que ella llora, como quisiera poder hacer Alicia.

Alicia se rinde poco a poco al miedo, le ofrece su vida, su corazón, las lágrimas que jamás pudo llorar y aquella sonrisa que por más que quiso nunca pudo mostrársela al mundo. Sabe que se está equivocando de elección, como bien le enseño su madre, después de la tormenta viene la calma, pero no se siente lo suficientemente fuerte como para poder aguantar tanto ruido en el silencio.

Aurora se muerde el labio inferior, reprimiéndose el grito que se ahoga en su garganta,  sabe que Alicia esta lanzándose al vacío. Alicia respira hondo, entrelazando sus manos con las del miedo, asintiendo para sí misma, intentando convencerse de es lo mejor, camina hacía donde la oscuridad es más evidente, negándose mirar hacia atrás.

De repente, Aurora siente que una parte de ella se va. Siente como si el vacío ahora ocupase el lugar de Alicia, y la busca, remueve su interior desde fuera, llora como una niña cuando se le rompe su muñeca, grita de desesperación cuando empieza a sentir que ya no comparte su vida con nadie, cuando ve que los aliados de Alicia han desaparecido.

A su vez, lejos de todo ese caos que empieza a invadir a Aurora, su gemela  ve como el interior de Aurora se hace ruinas, como todas las canciones que cantaron juntas se desvanecen de su vida y como los versos que escribieron por una misma persona, se queman, en el lado izquierdo de su vida.

Respira el olor acre que ahora tiene ese lugar oscuro. Acaricia las puntas de las rosas que no paran de rozarle las costillas, haciendo que sangre por dentro y por fuera.

Alone


Ahora están perdidas, están dejando de ser ella, y ella está decidiendo a quien de las dos salvar.

1 comentario:

  1. Ya lo sabes, pero amo mucho tu manera de escribir.
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^