La conoció.

DavidVHD | via Tumblr

La conoció un veintidós de mayo de un año que ya no importa. La conoció sin saber que significa tener un desastre por dentro y después de averiguar que ella tenía uno, no le importó.

La conoció cuando el corazón de ella empezaba a perder los primeros destellos de esperanza. Supo leer su mirada y abrazarla con tan sólo sonreír. Se atrevió a llamar “hogar” a su cama aún sin saber que algún día dejaría de serlo.

La conoció con las mariposas muertas y el caos como vestido de toda su vida.  Ella reía cuando veía la ilusión en los ojos miel de él. Estaba segura de que cuando conociese el silencio que reinaba en su habitación, saldría huyendo; se equivoco. Él decidió vivir en ella. Con ella. A pesar de que se arriesgaba a acostumbrarse a una tristeza permanente.

La conoció con el pelo revuelto un lunes a las ocho o con la resaca insoportable un domingo; jamás se olvidaría de esos días. La conoció cuando todos rehusaban de hacerlo. La conoció un sábado y un viernes, llorando y riendo.

Ella se atrevió a regalarle un pedacito de su corazón, a escribirle aunque él nunca leyó ninguno de esos versos que llevaban su nombre.  La conoció con la sonrisa rota, demasiado como para aguantar la tormenta que crecía en su interior; no supo cómo impedirla.

Y siguió conociéndola. Queriéndola un poco cada día hasta que ella decidió coger las maletas y mudarse a otros lunares con ninguna intención de salvarla.


Dejo de conocerla una noche de luna menguante y empezó a conocer el desastre que crecía en su interior. Las ruinas que tenía ahora como vida era el único recuerdo que le quedaba de ese veintidós de mayo de un año que ya no importa.

5 comentarios:

  1. He visto en este texto reflejado el caos interior de cada uno, ese veintidos de mayo seguro que fue un buen día.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Quizá él intentó salvarla, pensaba que lo estaba haciendo aunque no se dio cuenta de que en vez de eso, se hundía.
    No se le puede culpar por intentarlo.
    un besoo!

    ResponderEliminar
  3. La tuvo el tiempo que la tenía que tener
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Él lo intentó, intentó enamorarla, sacarla de esa tristeza permanente, pero fue imposible conseguirlo, porque ella ya no creía en nada.
    Muy bonito, echaba de menos estar aquí.
    Un abrazo enorme^^

    ResponderEliminar
  5. Cuántos veintidós de mayo habremos dejado pasar, y cuántos veintidós de mayo habremos intentado salvarnos...
    Precioso texto, muchas gracias por pasarte, besitos!!

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^