Niña leona que murió en un intento de salvarse (te).

Sé que a veces necesitas mirarte. Observar cada cicatriz que cubre tu piel, contar los lunares y las veces que te rompiste por ponerles el nombre de una persona que no supo quererte como debería. A veces te acurrucas con una manta y un peluche que te recuerda a tu infancia. Te abrazas las rodillas y juras, juras hasta que la luna cubre el cielo, que no volverás a permitir que nadie se acerque a ti.

Todos los días te levantas con una sonrisa menos y una risa ahogada más. Vuelves a columpiarte en aquel columpio donde tu niña leona murió; murió porque nunca te atreviste a refugiarla en tus ojos de mujer rota.  Siempre creíste que la niña leona no se merecía tanto dolor, tantas heridas abiertas y sin ninguna salida que pudiese ofrecerle la libertad que ella adoraba.

Imagen de snow, winter, and treeEl día que tu niña murió coincidió con el día de tu funeral. La mujer rota, que a veces se mira al espejo, es la mujer que quedó después de las dos muertes. Renunciaste a luchar para convivir toda la vida con la Tristeza que te hace cosquillas. Renunciaste a tu propia libertad para dormir con los monstruos que la niña leona derrotó hace tiempo.

Sé que a veces te necesitas y no sabes cómo encontrarte. Que a veces te relees y no te reconoces. Que a veces respiras y sientes como una fuerza mayor, te ahoga hasta dejarte al borde de tu tercera muerte; y a la tercera, suele ser la última.

Te has querido como no se debe de querer. Te has ahorcado con todas las promesas que se grabaron para siempre en tu mente. Y sé que a veces te acurrucas contra ti misma, te dices bajito todas aquellas frases que en otras circunstancias no serías capaz de pronunciar. Y te rompes completamente, te deshaces y todas aquellas heridas, que sangraban silenciosamente, gritan hasta que lo único vivo que hay en ti, sean tus lágrimas.

La niña leona que murió es la niña en la que creí. La mujer rota que camina es la mujer a la que un día quise salvar -y en la que sigo creyendo-.


1 comentario:

  1. ¡Que encantador texto!
    "Sé que a veces te necesitas y no sabes cómo encontrarte."
    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^