Los días no parecían irse nunca, hasta que diste el primer paso.

No dejo de darle vueltas al mismo asunto. De lo que pudo haber sido y no fue, del miedo que nos entro y de las miles de sonrisas que transformamos en terror viviente. No sé si en verdad nos falto caricias, o las caricias le faltaron fuerzas y esas fuerzas los besos que le daban pequeños empujones. Yo me entiendo. Me entiendo cómo me entendías cada que íbamos a tomar un café los viernes por la tarde, y a fumarnos el día como si fuese de repuesto.

Me entiendo porque a tu lado las cosas se hacían complicadas y después de todo, una se va acostumbrando. El oxigeno más calado, mas impuro era ese que por las noches resoplabas después de que tus sueños se negaban a cumplirse en mi costado. Sabes que nunca me gusto, eso de escribirte cuando ya te habías ido.

Hicimos un trato, no una promesa porque ni tú ni yo, creíamos en ella. Coincidíamos que eran de usar y tirar y luego lo de usar ya se había pasado de moda, por lo que se llevaba ahora  era tirarla directamente, sin excusas ni palabras que valiesen como remedio a las heridas que se abrían.

Nuestro trato, era uno todos los días  y con un plazo de 48 horas de reventar cualquier silencio (y si hacía falta alguna que otro colchón). Nunca tuvimos ganas de andar y elegimos siempre tumbarnos  en aquella hierba más verdes que tus pupilas. Tu no eras de estrellas, eras mas de cazar nubes e intentar caminarlas aun sabiendo que te arriesgabas a caer.

Esa noche con un café solo, me sentí mas sola que la vez que te dio por recorrerte el mundo y me dejaste con hueco en la cama y sin sustituto. A tu lado las noches eran cortas y más aun las mañanas que pasabas del desayuno y optabas por voraces besos que obligaban a levantarse a la hora de comer.

No sé, después de todo no me fue tan mal contigo. Ni  a ti conmigo, con la manía de realizar mil y dos veces el vals que adormecía la fiera que sigues llevando dentro.

Me acuerdo, del día en que los portazos resonaron más que las risas que minutos antes eran el plato caliente de la sala, se ve que cambiamos el mordernos por querernos por el gritarnos para odiarnos.

Pero al fin y al cabo, si nos odiamos es porque antes nos quisimos y si nos quisimos no nos podremos olvidar pero, no te pido que vuelvas, ya me acostumbre al trato de no vernos jamás sin fecha de expiración,  por que los tratos como ya sabes, quedamos en no romperlos.


No te preocupes si tu sonrisa se resiste a vivir sin la mía, yo ya cumplo el trato por los tres. 

(Aunque no digo que sepa vivir con los recuerdos, pero sé que el olvido me aliviara el tiempo que pase sin ti y sin sentir tu aliento en mis sentidos.)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ya somos 100 ! Muchas gracias a todos los que me visitan y/o comentan. La verdad, quería hacer algo para cuando llegase a los cien, pero no soy muy buena en pensar en esas cosas, espero que sigamos creciendo! Y puede que me piense algo para los 150 (si queréis proponerme algo, podéis dejarme algún comentario o enviarme algún email *-*)

6 comentarios:

  1. Dicen que del amor al odio hay tan solo un paso, las promesas se rompen y las parejas son tan imperfectas como reales. Eso de pensar "lo que puedo ser" tambien me sucede mucho, muchas veces no se que decisiones tomar y siempre queda el "y si...".
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué te digo?
    Fue bello, enserio me metiste en la protagonista.
    Su dolor me palpó.
    "Los portazos se escuchaban más que las risas", esa frase estuvo genial.

    Muchas mariposas moradas, Barbara.

    ResponderEliminar
  3. Y cuando creo que no puedes superarte a ti misma, vas y lo haces. ¡Cómo lo haces, joder? Comprimir en un texto tan pequeño tantas palabras bonitas, llenas de sentimiento y las mezclas de tal forma que suenan como a poesía. Me gusta mucho el tercer párrafo -por no decir, todo el texto-. Nunca te voy a discutir el tema por el que escribes, porque no quiero que se queda pequeño al lado de tu texto. Me ha encantado, pero eso tú ya lo sabes. Felicidades por los 100 seguidores, y te mereces muchos más! Un beso :)

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola preciosa!! Ya sabes al menos por mi parte que escribes divinamente, pero hay una duda que se me planteo ahora... ¿Todo lo que escribes es que te paso de verdad o es que simplemente te lo inventas? Por que parecen reales la verdad jeje No dejes de escribir así y Muchos MuakiSs.. xD
    PD: El comentario borrado de arriba era mio jajaja Que entre a blogger con la cuenta de la isla y no me di cuenta y comente con esa jajaja Sorry ^^ Muchos MuakiSs.. xD

    ResponderEliminar
  6. Bueno, tengo que admitir que la entrada es muy triste pero ah, tan bonita tu forma de escribir que aún así me ha gustado! <3
    Un saludo

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^