Era de las que sonreía y ya no sabe lo que significa eso.

Era de esa de sonrisas grandes, pero más grande tenía los ojos. De las que era capaz de enamorarte solo con un par de versos escritos con bic rojo,  en la esquina de tu mesa. Era de reírse aunque por dentro el silencio librase una batalla audaz contra su corazón, de las que dejaban la puerta entre abierta al amor, aunque conllevase caer por décima vez.

Era de esas que se vestían con mentiras, pero limpiaban sus labios con  vodka con hielo, para poder acariciar tus oídos con verdades tan profundas como los sollozos a las cuatro de las mañana, en el filo de su cama. De las que llamaban musa, y ella se autodenominaban puta de las mil locuras.

Era tan frágil como un diamante y a la vez dura como ellos. De las que sus ojos escondían secretos a voces, mientras su alma deambulaba por camas ajenas, buscando ese te quiero que se le perdió. Era de las que amaban más de lo que decían, y las que no tenían miedo de caer aunque eso conllevase más de un rasguño convertido en herida en su piel.

De las que te hacía temblar con un leve roce, por el invierno que había quedado sepultado su Tristeza envuelta en aparente Alegría. No sabía hablar sin antes pararse a pensar del por qué el camino paraba siempre en el misma estación, con las mismas personas, y sintiendo la ausencia de su pequeña brújula.

Era de esas de vestido corto, y suspiros agónicos, de las que te llamaban a las tantas, y te colgaban cuando se había asegurado que tus miedos habían huido. Era de las que permitía que los monstruos la comiesen, salvando a otros pobres ingenuos que no eran capaces de luchar contra ellos.

Era de tormenta con lluvia, y sin ella, de párrafos que escondían promesas, y de roturas irreparables para ningún sastre. A veces era el silencio en persona, trayendo consigo, irónicamente, cierta calidez para algunos, aunque por dentro fuese el cementerio viviente de sueños incumplidos.

Era la princesa queriendo ser guerrera, y al revés. O la intención de construir puentes que consiguieran alejar del dolor, a aquellas escritoras de palabras suaves y fuertes sus letras.

_____ / hannahlula. picture on VisualizeUs

Era, aquella, que ahora ves en la esquina, queriendo comerse miles de libros con el propósito de encontrarse entre ellos.


3 comentarios:

  1. Me ha encanto el nuevo diseño y la entrada jeje Muchos MuakiSs.. xD

    ResponderEliminar
  2. Es preciosa, me ha llegado^^
    La he leido hasta en voz alta toda emocionada, porque de verdad, son palabras tan fuertes y de tanto sentimiento...
    Me encanta el diseño, y ya sabes que me encantan tus palabras.
    Un abrazo muy muy fuerte:)

    ResponderEliminar
  3. Era genial y esta entrada es perfecta, al igual que todos y cada uno de nosotros de alguna manera u otra. ¿No es así? :)

    Genial entrada.
    1 beso ♥

    ResponderEliminar

¡Cualquier opinión sera bien recibida, es más la agradezco!.
Espero que os guste. ^^